martes, 20 de mayo de 2008

Nostalgia de un Pasado Feliz


(Foto / Miguel Leal)

La Sede del Club

Hoy sólo quedan los ruidos de los niños que corretean por la pista principal donde se realizaban los multitudinarios bailes de carnaval y de egresados. En el fondo su escenario, donde alguna vez tocó Don Atahualpa Yupanqui y otros grandes músicos. Lejos quedaron los tiempos de esplendor y brillo de un pueblo feliz que vivía de su trabajo. Pero así como el Sol que hoy ilumina las decaídas paredes de nuestro club, así esperamos renacer por el bien de un pueblo que necesita de esperanzas y de señales, de que todavía podemos "Volver a ser felices".

1 comentario:

Anónimo dijo...

Caminar por mi pueblo,despues de tantos años probocan en mí un sinnumero de sensaciones, que se mesclan entre las nostalgias y las tristezas,el silencio en torno a la sede de tan glorioso club,el olvido de este que nos dio identidad, que nos unio por una misma pasion , un mismo objetivo,los recuedos de los campeonatos infantiles donde todos eramos del mismo pueblo y dejabamos de ser " los de la villa,los del ingenio,los del cerco uno,la tercera o los de la cooperativa".
los chicos del negro Rodriguez-los chicos de Calela-los del negro Gallardo y los de Reynaldo, que bullicio que lindo seria escuchar todos los fines de semana ese bullicio,juntar a las familias y tomarnos unos mates, siempre estare cerca,siempre vuelvo y para la proxima espero que mi club muestre su corazon con la fuerza de su gente y nos ponga orgullosos a todos.un abrazo